domingo, 6 de febrero de 2011

Menguante...



En el ocaso del día,



cuando la noche asecha,



las estrellas salen



destellantes



buscando el arrullo


de la luna,



mientras su triste



resplandor



acorrala con melancolía



el recuerdo de aquellos



momentos vividos con pasión


en noches de luna llena.





3 comentarios:

fgiucich dijo...

Bello y triste, pero bello al fin. Abrazos.

இலை Bohemia இலை dijo...

La foto de la luna me recordó a la sonrisa del gato de Cheshire...

Bss

Ŧirєηzє dijo...

pues mirala esta noche...
que esta casi llena...
es francamente hermosa...¡¡¡

un abrazo