miércoles, 18 de febrero de 2009

El tren...



Allí en el andén desolado
sentada en un banco
una tarde cualquiera
miro un reloj detenido
esperando que

el próximo tren
que llegue

lleve mi corazón
a un nuevo hogar

6 comentarios:

fgiucich dijo...

Es el tren de la esperanza, amiga. Una bellísima metáfora. Abrazos.

۴ℓïdïά۴ dijo...

Un nuevo hogar lleno de todas aquellas cosas lindas que nos quedan por vivir ñ_ñ

suspiro dijo...

yo hace tiempo que recorro el mundo, mi mundo en un tren que procura no perderse, lleva sonrisas, algún llanto y mucha ilusión. No dejes escapar el tuyo.
Me encantó lo de llevar el corazón un nuevo hogar.
Besos.

Bohemia dijo...

Cuantas penelopes esperan en las estaciones...

Bss

** MARÍA ** dijo...

Si pasa de largo ese tren y no te pudiste subir a él, no dudes de subirte en el próximo, en ese quizás está el hogar que tanto se añora.

tierna y cálida tu poesía.

Besos tiernos y dulces para ti.


** MARÍA **

le8al dijo...

Haz caso de esa vocecita que te avisa de las cosas,y ten siempre la esperanza de que vendrán tiempos mejores,tus anhelos son escuchados y están en proceso de elaboración, sé que la palabra que menos queremos escuchar cuando esperamos a que todo vaya mejor es "tiempo",la espera de eterniza...pero es que,las cosas buenas suceden en su preciso instante, ni antes ni después...fantasea de como recordarás esta espera cuando estés disfrutando ya de tu anhelo, como quien imagina lo suculento que será el plato que pidió en un restaurante, y debe esperar a que se lo traigan...

Ah!Felicidades por tu blog, es precioso ;)