jueves, 26 de febrero de 2009

Una palabra...

Como cada día
volví a tu casa,
esperando con avidez
encontrarme con tu rastro,
con aquellas palabras,
que sueles dejar plasmadas
en ese espacio blanco, incólume
que acoge cada sentimiento tuyo,
tan mío a veces…
esas palabras que me hacen
conocerte sin ser visto,
que devoro como
los fantasmas del ayer
suelen hacer festín
con mi ser…
una simple palabra,
un Adiós desolador,
que terminó de devastar
lo que me quedaba de esperanza
aquel día…
sin posibilidad de refutar,
sin preguntas,
ni respuestas,
mi alma ya no sabia
donde ir en busca de
tus palabras…



A ti, te digo bienvenido de nuevo...

6 comentarios:

۴ℓïdïά۴ dijo...

Pues que ya no se vaya!

fgiucich dijo...

Una palabra que puede derribar ( o levantar) el mundo del amor. Abrazos.

Nicolas dijo...

He visto golpes, bofetadas, puñetazos, , insultos, pero a vees nunca duele tanto como esa palabra ADIOS.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hermoso!

Camille Stein dijo...

palabras que tras pronunciarse dejan la sombra de silencios...

(irrefutables y desoladores)

... deseando que vuelvan, como esperanzas, las mismas palabras

saludos

Pablo dijo...

eh cuanto tiempo sin aparecer por aqui no?