martes, 16 de octubre de 2007

Memoria de mis putas tristes

Bueno siguiendo en mi tónica de ratón de biblioteca, he leído esta novela de uno de los escritores que más disfruto leer Gabriel García Márquez, donde le da vida (en el sentido más literal) a un hombre novenario, que a partir de su cumpleaños número noventa decide volver a recrear sus momentos en lo que disfrutaba del sexo con una virgen y es que me resulta una historia un tanto penosa, cómo un hombre vivir casi toda su vida sin conocer el amor o el desamor y descubrir ese sentimiento en una niña, con la que no llega a cruzar palabra, pero por la que sentirá lo que es Amar y redescubrir su propia vida.




"Hoy sé que no fue una alucinación, sino un milagro más del primer amor de mi vida a los noventa años…Era tal mi desvarío, que en una manifestación estudiantil con piedras y botellas, tuve que sacar fuerzas de flaqueza para no ponerme al frente con un letrero que consagrara mi verdad: Estoy loco de amor".

"Pasé hasta una semana sin quitarme el mameluco de mecánico ni de día ni de noche, sin bañarme, sin afeitarme, sin cepillarme los dientes, porque el amor me enseñó demasiado tarde que uno se arregla para alguien, se viste y se perfuma para alguien, y yo nunca había tenido para quién. Aquella tarde, de regreso a casa otra vez sin el gato y sin ella, comprobé que no sólo era posible morirse, sino que yo mismo, viejo y sin nadie, estaba muriéndome de amor".


En fin creo que la tristes no eran las putas, sino el viejo que había vivido todos esos años sin Amor.

3 comentarios:

fire dijo...

Ay....no conocia este nuevo libro...y como me ha gustado saber de su existencia...ahora estoy deseando leerlo..
gracias por mostrarmelo...

Y si necesitas ayuda ala hora de poner videos en el blog, etc...dimelo y te ayudare con gusto..
en mi blog viene mi direccion de correo..
un besito
:-)

Iss dijo...

si... García Márquez es todo un icono de la literatura contemporanea... yo estoy iniciando la lectura de dicha novela...
me encanta visitarte...

Bohemia dijo...

Lo leí y no me gustó demasiado, lo devoré con ganas porque es del maestro, pero francamente no me llenó.

Un abrazo